Piratería: no es sólo por el precio