No son estúpidos, ni malvados