La importancia de ser vulnerables